Google+ Followers

lunes, 30 de enero de 2012

30 de enero. In memoriam


Tal día como ayer de hace 92 años nacía Vicente Hernández Blanco en Guadalajara, España.

Aunque su nacimiento en la capital arriacense fue algo accidental, pues toda su familia era de el Burgo de Osma (Soria), donde creció con sus hermanos y madre, pues quedó huérfano de padre a temprana edad.

Así comienza la biografía de un hombre del pueblo, de un castellano, de un español, y sobre todo de un hombre bueno. Nunca tuvo dinero, ni coches de lujo, ni conoció más fama que la que tenía entre sus muchos amigos. Trabajó toda su vida a cambio de un jornal, y fue honrado, y eso es mucho más de lo que se puede decir de muchos famosos, ricos y triunfadores .

Desde bien joven tocó el trombón de varas en la banda municipal de el Burgo de Osma (la música, junto con la pesca fluvial y la naturaleza en general fueron sus grandes pasiones).

Después, la guerra, la terrible Guerra (in)civil . La Quinta del biberón, les llamaban. En el Burgo conocería a una madrileña a la que el estallido de las hostilidades sorprendió en un bando, mientras sus padres estaban en otro. Esa madrileña, Katiusha la llamaban, de nombre Consuelo, no volvería a ver a su padre.

Tras la guerra, la dura posguerra, el hambre y el venir a Madrid a ganarse el jornal.

Después, los hijos.

Hijos a los que inculcó el amor a la música y a la naturaleza, el amor a los ríos y los embalses de la Castilla central. Las excursiones con la peña Argüelles, para pescar en Buendía, Entrepeñas… Años de trigales y ovejas, pueblos de adobe. Cangrejos de río españoles antes de su extinción. Pesca y suelta. Lucios, barbos, black-bass (el blasblás que decían), carpas,…

Manantiales de limpias aguas con berros y menta no muy lejos de Madrid.

Y los ríos: Manzares, Jarama, Tajo, Eresma, Duero, Ucero… y el Henares, el Henares de sus años de senectud.

Fontanar, Yunquera, y finalmente Espinosa de Henares, donde pasó los difíciles años del paro y la crisis (como si se hubiesen inventado ahora). Fines de semana, semanas santas, veranos, partidas de cartas con los grillos de fondo, “alertas OVNI” de Antonio José Alés en la radio, vigilando los cielos. Vespino azul y azadilla.

Mucho se podría escribir de una persona que supo vivir con lo que la vida le dio. Y disfrutar de las cosas sencillas. “Con pan, queso y vino, se anda el camino”. Pero ya me ha costado escribir estas líneas. Hoy no estoy muy expresivo, ciertamente. No te olvido, papá.

sábado, 7 de enero de 2012

MUERTE DE UN PEQUEÑO COMERCIO


Tresas ha cerrado. En la calle Andrés Mellado, 4, Madrid. Muy cerquita del metro de Argüelles. 

Tresas era una cristalería, probablemente la mejor de todo Madrid. Sin exagerar. Artesanos del marco y la moldura. Una pequeña empresa que llegó a contar en sus mejores momentos con casi una veintena de empleados. Una empresa familiar que pasó de padre a hijo, y de hijo a nieto. Hasta 2011. 

Inició su singladura en 1932 en la calle Altamirano en el barrio de Argüelles. Al poco se trasladó a la calle de Andrés Mellado.

Tresas era toda una institución en el barrio. Durante la guerra civil, se protegieron los escaparates con sacos terreros. Tresas decoró cientos, quizá miles de hogares madrileños y forasteros, con sus cuadros, sus espejos, sus cristales. Sus productos llegaron al Japón. Trabajó para la Casa Real española, y para muchas otras autoridades y celebridades. Era el Perico Chicote de la cristalería. 

Entre mis recuerdos de infancia están sus talleres, oliendo a madera y a cola de carpintero. Y el pan de oro de sus molduras. Tresas formó parte de mi vida, pues en ella trabajó buena parte de mi familia. Tresas, un pequeño comercio pero grande, muy grande. Sobrevivió al caos de la República, a la guerra civil, a la cruel posguerra, a la crisis del 73, a la del 78, a la transición... pero esta maldita última crisis se la ha llevado, enviando a la calle a sus trabajadores.

No hará falta que recuerde que la mayoría de los puestos de trabajo en España los crean las PYMES como Tresas. Los poderes públicos (entre ellos este ayuntamiento tan cosmopolita y "cool") sólo se acuerdan del pequeño comercio para freírlo a impuestos y molestarlo con normativas de todo tipo. ¿Qué más da que un pedazo de Historia de un barrio tenga que cerrar?

Esta ciudad cada día tiene menos personalidad, cada día que pasa pierde parte de su identidad. Pero eso parece no importarle a nadie.

Tresas ha cerrado. Y yo, yo ya no tengo 5 años.

Datos personales

Mi foto
Madrid, Castilla, Spain