Google+ Followers

viernes, 25 de diciembre de 2015

No olviden el sentido de la Navidad



Un año más reivindico el verdadero espíritu Navideño. El que llevó a todo un Dios a encarnarse en pobre y perdedor.

No me quiero poner en plan “abuelo Cebolleta”, pero recuerdo que las Navidades de nuestra infancia eran un tiempo mágico para los niños. Y para todos un tiempo de ilusión y sobre todo un TIEMPO DE VALORES. Como la fuerza del Amor en forma de fraternidad y caridad (lo que ahora llaman “solidaridad”), espíritu de Paz, de compartir….

Valores que se han ido sustituyendo paulatinamente por beber, comer y gastar. Consumir para que la máquina sin corazón siga funcionando.

Las Navidades españolas, con toda su carga de falsedad e hipocresía, celebraban antaño todos esos valores , que tomaban la forma de tradiciones y símbolos (los Reyes Magos, montar el Belén..) Hasta el árbol, importado de otras latitudes, tenía un fuerte simbolismo en las celebraciones del solsticio de invierno por parte de nuestros antepasados más remotos. O ese Santa Claus/Papá Noel/San Nicolás, que en toda Europa es una figura venerable y no un payaso gordinflón.

Mas la AntiTradición en su proceso de ensuciar todo lo bueno y lo bello lleva mucho tiempo intentando convertir en una orgía consumista y un circo banal sin contenido lo que debería ser un tiempo espiritual de recogimiento, oración y celebración, .

Y así, los belenes dan paso a duendes, gnomos y hasta a los pitufos si me apuran. El San Nicolás benefactor pasa a ser, por obra y gracia de una compañía de refrescos, un bufón rojiblanco y sin ninguna connotación religiosa. Y los Reyes, a esos mejor olvidarlos, que son unos carcas.

Los villancicos tradicionales ligados a la tradición del nacimiento y la Epifanía se ven sustituidos por las americanadas del “Santa Claus is coming to town “ y cosas peores.

En fin, que llamar a las cosas por su nombre es carca y reaccionario. Pues la Navidad (Natividad = Nacimiento ) o es espiritual, o no tiene sentido. E igual que me parece una soberana estupidez un “bautizo laico”, no entiendo ese afán progre de subvertir todas las tradiciones. De llevar todos sus prejuicios, fobias y filias a unas celebraciones que forman parte de nuestra cultura e identidad. 

Como he escrito otras veces refiriéndome a festividades religiosas, si uno cree o quiere celebrar la Semana Santa, Hanukah, el Ramadán, el Solsticio de Invierno o la Navidad es muy libre. Y si no se cree en nada, que no se toque las narices. Pretender una "Navidad laica" , o unas reinas magas sacadas de la manga de lo políticamente correcto me recuerda a ese afán que tuvo la Revolución Francesa de cambiar el calendario o celebrar procesiones de la diosa Razón; en definitiva, sustituir a unos dioses por otros. Pero como decía Chesterton, "Cuando se deja de creer en Dios, enseguida se cree en cualquier cosa."
No obstante quiero creer que siempre habrá gente buena, con creencias o sin ellas, que en estas fechas y el resto del año ayudará a sus semejantes, a veces con gestos, obras o palabras. Quizá aún haya esperanza para este mundo.

Estas Navidades, el pepinillo, abatido por el dolor y cada vez más escéptico, quiere brindar por esas buenas gentes. Y por los niños,  los animales y la música, lo único puro y bueno que nos queda.

sábado, 5 de diciembre de 2015

El silencio de las Cigüeñas



Puente de la Inmaculada/Constitución. Tantos y tan buenos recuerdos….de noches frías de Vigilia. De Niebla intensa, frío e incluso lluvia. De guardias en el ejército con varios pares de calcetines en las botas que no impedían que el frío calase hasta los tuétanos. Otoños e Inviernos de verdad. 

Desde hace varios años, en cambio, sufrimos unos “veroños” o “primaveraños” cada vez más antinaturales. En las fotos de mi cumpleaños se vé claramente: años 80/90, gabardinas, chaquetas, corbata. En el s. XXI, polos y mangas cortas. 

No sé si esto será el cambio climático, los chemtralls o un castigo divino. Lo que sé es que las cigüeñas ya no vuelven por san Blas. Porque no emigran. Volverán las oscuras golondrinas….se quedarán las oscuras golondrinas. Y el Tajo seguirá, más seco que la mojama, trasvasando su cada vez más mermado caudal al levante insaciable. Días de bajar a por el pan en camiseta, noches de calefacción apagada.

Y los tontos del pueblo, esos a los que Tolstoi decía que había que tener en cuenta, encantados. Como si este mono loco y urbanita pudiera desentenderse de su medio natural y de las consecuencias que todo esto traerá y ya está trayendo.

Carajo, que me picó un mosquito en Noviembre. A este paso, hasta que en Castilla no sea común contraer el Dengue o la Malaria, no pararán . Los oscuros invertebrados. Menos mal que las cigüeñas ya no se van, y no les faltará la provisión de insectos.

El día que esta corrupta civilización perezca destruida por su propia necedad, sobrevivirán las cucarachas. Y las cigüeñas de nuestros campanarios, ruinas que quedarán y testimonio mudo de nuestra insignificante existencia.

Quizá algún día, como en la película "Amanece, que no es poco", salga el sol por poniente. Porque esto cada vez es más un sindios.

Datos personales

Mi foto
Madrid, Castilla, Spain