Google+ Followers

sábado, 7 de mayo de 2016

Hermano Gato

Tu gato (o tu perro, o tu hurón, o tu caballo....) no te juzga. Tu gato te necesita y te quiere, egoista e interesadamente, sí, pero también de modo incondicional.

Tu gato no te sermonea cuando estás hundido con la mierda hasta el cuello. Se limita a acostarse en tu regazo sin decir nada. Porque sobran las palabras. Sobran los razonamientos. Sobran la moral y los prejuicios humanos.

Tu gato es tu hijo, tu amigo, tu último motivo para vivir-

Nacemos solos y moriremos solos. Y como decía el otro, si en el Paraiso no están mis gatos, no me intreresa. Como no me interesa toda esta superioridad moral de tantos humanos.






No hay comentarios:

Publicar un comentario

Datos personales

Mi foto
Madrid, Castilla, Spain