Google+ Followers

martes, 13 de noviembre de 2012

14 de Noviembre de 2012

El día 14 los españoles y otros millones de europeos estamos llamados a secundar una Huelga General (la 2ª bajo este gobierno, la enésima de la “democracia”). Ayer, en los desayunos de TVE, tres periodistas, fieles a la mano que les da de comer, exponían su postura. Los contrarios a la huelga centraban todos sus ataques en los sindicatos (UGT y CCOO, se entiende, porque hay muchos más sindicatos). Siguiendo la voz de sus Amos, vamos a desviar la atención hacia el mensajero para desacreditar el mensaje. Quien me conozca bien sabe que ni apoyo a los sindicatos mayoritarios, ni mucho menos me identifico con gentes como Pilar Bardem o Almudena Grandes. Ni los unos no los otros nos apoyaron a los millones de personas que durante los 8 años de zapaterismo nos fuimos a la calle, a engrosar la cola del Inem (ahora SEPE).

Dicho lo cual, pues que apoyo las movilizaciones, manifestaciones y la huelga. Junto a estos compañeros de viaje, pero no revueltos, contra el enemigo común. Y este enemigo no es el PP. Quien me conoce sabe que durante años he sido muy crítico con el desgobierno del PSOE y con su co-responsabilidad en la situación dramática que vivimos miles o millones de españoles.^

Si no eres parte de la solución, eres parte del problema. Para mi y millones de españoles el actual gobierno está gobernando para los intereses de la Banca, la oligarquía y determinados intereses supranacionales, no para su pueblo, ni siquiera para una buena parte de sus votantes. Los que durante años de oposición hicieron de la creación de empleo su banderín de enganche, al llegar al poder no sólo están creando empleo o frenando la caída en picado de la población activa, sino que encima a los que estamos desempleados, a los que no podemos pagar la hipoteca por tener todos los miembros en paro, no nos están dando ni siquiera un gesto. Mientras escribo esto es posible que se esté redactando alguna modificación legislativa. Demasiado tarde para los suicidados, para los desesperados, para el hombre que quemó la sucursal bancaria de Sotopalacios.

No se trata de unas u otras medidas, que también. Sino de sensibilidad. El partido del actual gobierno arropa en su seno a gentes corruptas. Como el PSOE y otros partidos, de acuerdo. Pero cuando gentes de ese partido dicen “que se jodan” a los parados, cuando no dimiten ante un drama de su directa responsabilidad con 4 fallecidas, cuando recortan todos y cada uno de los servicios públicos esenciales y en general vemos día sí y día también cómo se carga el peso de la crisis y de la grave situación económica y financiera del Estado en los de siempre, mientras se conceden amnistías fiscales a los grandes defraudadores y se inyecta más dinero público a la Banca.... Al pueblo español no se le pueden pedir más sacrificios, con casi 6 millones de parados, 10 millones de pobres y los comedores sociales a rebosar. No nos valen ya operaciones cosméticas.

La mujer del César no sólo tiene que ser decente, sino parecerlo. Y los gobiernos central, autonómico y municipal tienen que dar ejemplo, recortando en asesores y coches oficiales (las cifras para el ayuntamiento de Madrid son escandalosas). En resumen, pedimos que los poderes públicos se pongan el traje de faena y que la policía, jueces, y leyes, sirvan al ciudadano y no a la Banca. Y cumplir el espíritu de la Constitución que establece en su título preliminar, art. 1 que “España se constituye en un Estado SOCIAL y democrático de derecho.

Se compara al PP con Franco, y esto es absolutamente falso. Al menos Franco tenía unos ministros falangistas que trajeron la Seguridad Social, los trabajadores no estaban tan indefensos ante la voracidad bancaria y el Estado se reservaba sectores industriales y energéticos clave para el interés público mediante el INI.

La voracidad neoliberal y su “ley de la jungla” han sobrepasado todas las líneas rojas. ya no se trata de izquierdas ni de derechas, se trata de una cuestión de humanidad. Porque cuando los poderes públicos envían 20 policías para echar a una anciana de su casa y sólo 14 a proteger una macrofiesta en un recinto público, algo está fallando.

A mi que digan Toxo, los Bardem o Almodóvar lo que quieran. Yo no apoyo ni a UGT, ni a CCOO, ni a IU ni al PSOE. A ninguno de los responsables de que millones de españoles estemos en la penuria. No. Pero sí apoyo que el pueblo español les diga un ¡basta ya!

Pero eso no es todo. El objetivo último de la huelga no es este u otro gobierno. No olvidemos que es una protesta internacional. Y lo es porque es una protesta contra los entes supranacionales a los que nadie vota y que son los que deciden la política de los gobiernos. Da igual que votes naranja o colorado: al final el gobierno de turno ignorará su programa, sus votantes y sus promesas para seguir las instrucciones de estos organismos.

Por todo esto y por mucho más,  todo mi apoyo a la huelga general y a toda manifestación del 14-N.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Datos personales

Mi foto
Madrid, Castilla, Spain