Google+ Followers

martes, 25 de diciembre de 2012

¿y si todo fuese mentira?

“…Nothing is real, and nothing to get hung about…”

Hemos vivido entre mentiras. Mentiras bienintencionadas, piadosas, que salvaguardaron nuestra infancia. Papá lo podía todo, los Reyes Magos venían de Oriente a traerte juguetes, los buenos siempre ganaban, todos los hombres éramos iguales y la verdad nos haría libres. Los Beatles eran los mejores músicos de la historia, y Jesús vino una Nochebuena a traer la Justicia y la Salvación a este valle de lágrimas.
El amor era la solución, los buenos iban al Cielo, y los malos al infierno.
Luego resultó que ibas creciendo y te iban lloviendo los palos: ni tu padre era omnipotente, ni lo sabía todo, ni los reyes magos existían…te ibas percatando de que todo lo que te enseñaron de pequeño hacía aguas. Llegó la llamada democracia (oligocracia, en realidad) y todo lo que te habían  contado de pequeño resulta que era falso: ni el Caudillo era el salvador de España, ni los rojos tenían cuernos y rabo. Tras años de la llamada democracia, resulta que los buenos de ayer se convirtieron en los malos de hoy.
Y así, mis mitificados Beatles no lo eran para todos: para algunos, unos babosos ecuménicos y más falsos que un duro de madera (he llegado hasta a leer que sus canciones las había compuesto un famoso musicólogo). El Vaticano II y la “Iglesia cool” de mi adolescencia, también acabaron por caer del pedestal. La época en que creí que el socialismo era la utopía que salvaría a la Humanidad, también pasó.
Durante años creimos que el color de la bandera de Castilla era el morado (por una serie de equívocos desde el S. XIX, la bandera de la 2ª república y la franja del escudo del Real Madrid). Llegó la Real Academia de la Historia y nos confirmó que el color SIEMPRE había sido el rojo.
Cuanto más sabes, cuanto más conoces, lees y estudias, te das cuenta que toda teoría, ideología, religión…todo falla.

Resulta que Jesús no nació en diciembre, resulta que la Navidad adapta celebraciones del solsticio.
Mentiras, mentiras, mentiras. Una de las amigas de mi mujer, y un viejo amigo mío, ateos ellos, no se cansan de hablar de las incongruencias del cristianismo. Ellos son de los del racionalismo y la ética laica. Pero ni el racionalismo ni la ética contestan todas las preguntas. Y si todo es relativo, quién o qué me obliga a seguir una moral, o una ética. ¿la conciencia? la conciencia también varía según la cultura y la ideología. Lo que para los espartanos era lo correcto era radicalmente opuesto a lo que nuestra cultura considera como tal. Ni Roma, ni la China imperial, ni el antiguo Egipto tenían nada que ver, por poner unos ejemplos admitidos por todos de civilizaciones, con la moral judeocristiana.
En la escuela de Magisterio, el profesor de filosofía nos hablaba del cambio de paradigma que había sobrevenido con el advenimiento del juancarlismo a España. Los valores ya no eran los de la sociedad tradicional católica. Ahora bien, ¿quién decidiría ahora lo bueno de lo malo? ¿la democracia? La votación de las masas, tan fáciles de ´manipular. Si la mayoría decidiese en base a información manipulada (hoy toda lo es) que la tierra es piramidal, o que Dios no existe, o que lo “normal” es la pederastia, ¿eso significaría que fuese verdad? No olvidemos que hasta hace pocas décadas, la homosexualidad se consideraba una aberración, y hoy es algo considerado normal, por no decir que “de moda”.
En fin, en fechas “señaladas” como éstas me da por pensar, por recordar, y por reflexionar sobre el pasado. ¿fue todo una sarta de bellas mentiras?
Todos esos ateos racionalistas que tienen tan claras las ideas no pueden entender. Son al final como los sectarios y dogmáticos religiosos. La razón, la ciencia, todos esos valores supremos del hombre contemporáneo, tampoco son tan sólidos e inamovibles. En el S. XIX la ciencia afirmaba que ningún cuerpo sólido más pesado que el aire podía volar. Entonces mis viajes a Venecia o Amsterdam han sido falsos, o los he soñado.
Yo sí creo en lo inexplicable. Que un hombre adulto de 45 años crea en Dios para algunos de estos ateos es de “hacérselo mirar”. Aunque esos mismos luego se entreguen a ridículos rituales, o bailen exóticas danzas de países que ni siquiera son de su civilización.
Sinceramente, prefiero seguir viviendo en mis mentiras, como el personaje de san Manuel Bueno, mártir. Prefiero mis mentiras a vuestras “verdades” tristes, a vuestro mundo materialista y en el que, aunque os engañéis, nunca podrá entrar el Amor verdadero. El Amor que hace 2012 años (año y mes me resultan irrelevantes) se encarnó y dio nuevo sentido a la Historia.

jueves, 13 de diciembre de 2012

El enigma del hermano gato y la Eme frontal (Cuento de Navidad)

“….y se dio el caso de que, cuando estaban ellos allí, se le cumplió el tiempo de dar a luz, y dio a luz a su hijo primogénito , y lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre, porque no tenían sitio en la posada” (Lucas 2, 6-7)


Estoy viejo y cansado. El viaje desde Tierra Santa ha sido largo, los recuerdos de esos años se agolpan en mi mente. Me llamo Guillermo de Perignac y soy un monje hospitalario.

En cierta ocasión un anciano copto me contó, en su lecho de muerte, una leyenda que su pueblo venía narrando desde que san Marcos predicó la buena nueva a orillas del Nilo:

“Era una fría noche en Belén de Judea y todas las puertas estaban cerradas para una joven parturienta y su esposo. En un humilde establo, vino al mundo el Salvador. Una mula y un buey le rindieron homenaje y brindaron a la madre y al niño el calor que necesitaban.

El pequeño lloraba. En un rincón había un gato que se acercó al bebé. Restregó su cara contra la del niño y éste sonrió. El felino se acurrucó junto al recién nacido y empezó a ronronear. El Mesías durmió relajado con el animal compartiendo el pesebre. Cuando el gato despertó, la Virgen María le acarició la frente y le estampó la inicial de su nombre.”

Por eso los gatos tienen impresa en la frente una letra parecida a la “M”. (Mora, encomienda de el Hospital en Castilla la Nueva, A.D. 1298)

 Esta hermosa leyenda sobre el único animal doméstico que nunca se ha sometido al hombre sirva de ejemplo sobre el valor positivo de esta especie, durante siglos calumniada y perseguida.


 El “poverello” de Asís tenía muy claro que los animales son nuestros hermanos. Yo lo que sí tengo claro es que somos mamíferos, ni tan superiores ni tan distintos. Y no sólo de nuestros “primos” simios. Los que tenemos la fortuna de contar con el afecto o la amistad de un gato, perro o caballo, sabemos que son seres que sienten y que nunca nos fallarán.

miércoles, 5 de diciembre de 2012

Alimento para el espíritu (IV) Gothard Sisters´ willow waltz

Canción de Navidad–Xmas Song

Once in Royal David's City stood a lonely cattle shed,
Where a mother held her baby.
You'd do well to remember the things He later said.
When you're stuffing yourselves at the Christmas parties,
You'll just laugh when I tell you to take a running jump.
You're missing the point I'm sure does not need making
That Christmas spirit is not what you drink.
So how can you laugh when your own mother's hungry,
And how can you smile when the reasons for smiling are wrong?

And if I just messed up your thoughtless pleasures,
Remember, if you wish, this is just a Christmas song.
(Hey! Santa! Pass us that bottle, will you?)


“ Érase una vez una Ciudad del Rey David en la que hubo un pesebre /En el que una madre tuvo a su bebé.
Harías bien en recordar las cosas que Él diría más tarde.
Y mientras te atiborras en las fiestas navideñas, simplemente te reirás cuando te mande a hacer puñetas.
Pierdes de vista algo que no necesitaría explicación: Que el espíritu Navideño no es lo que te bebes (1).
Así que ¿ cómo eres capaz de reírte cuando tu propia madre pasa hambre, y cómo puedes reír cuando tus razones están equivocadas?
Y si acabo de fastidiar tus placeres descerebrados, /Recuerda, si quieres, que esto es solamente una canción Navideña.
¡¡Eh!! ¡Santa (Claus)! Pásanos la botella, eh?
(1) Juego de palabras con el doble sentido de “spirit” como “espíritu”(navideño) y bebida alcohólica (N. del traductor)
 











Datos personales

Mi foto
Madrid, Castilla, Spain