Google+ Followers

miércoles, 19 de marzo de 2014

LOS AÑOS IMPOSIBLES (1ª Parte: 1989 y poco más)

Los Imposibles, conjunto músico-vocal madrileño de raíces (y puntas) sixties cumple sus bodas de plata . 25 añitos ya, ahí es ná. Un cuarto de siglo de emociones, melodías, armonías, amigos y lugares. “Doctores tiene la Iglesia” y no voy a ser yo el que glose la trayectoria musical de este combo, imprescindible para entender la evolución y la vida misma de los sonidos sixties en la capital del reino y en todas las Españas.
Quiero aportar (o aportarme a mí mismo, pues no sé a quién más podría interesar) una visión completamente subjetiva de las vivencias y momentos que compartí con estos rufianes, sobre todo en sus primeros años de existencia. ¿Por dónde empezar? Por el principio, como no podría ser de otra manera.


I. INTRO (LOS 80 SE VAN UOUO): EL SEÑOR ILUMINÓ MI CORAZÓN, LOS STALIN STONES Y OTROS RECUERDOS A MOGOLLÓN
Estamos en el año del señor de 1989, muy cerquita del fin de una década alocada y llena de cambios. Una década que en el ámbito de la música muchos reducen a una bacanal de locura creativa, amateurismo y pelos de colores. Los que vivimos y sufrimos esa transición entre los convulsos 80 y los indefinibles 90 sabemos que hubo mucho más: melenas suburbiales con muñequeras de pinchos (Motoooo Gonzaloooo pecho tatuadoooo), deprimentes y geniales autores (en las filas del mal llamado “Pop baboso”: Secretos/E.Urquijo, Nacha Pop/A. Vega, Mamá, Modelos), Hornadas irritantes de espíritu punk y letras irónicas (Derribos Arias, mis entrañables Glutamato yeyé…),

Ya en la segunda mitad de la década los llamados “auténticos”, reivindicarían géneros como el Rhythm & Blues, el Country (Los Nada, Ronaldos, Ruedas, Cañones y Mantequilla, La Frontera, Desperados, Ejecutores, Los “nuevos” Comomolo…) y los diversos revival.

El caso de los “revival” ya había empezado, de una u otra manera, desde comienzos de los 80, sobre todo los revival 50s y 60s-mod (Rebeldes, Elegantes, Brighton 64, Loquillo y los Trogloditas…). Pero será a mediados de los 80 cuando una nueva oleada de jóvenes más o menos melenudos serán abanderados de los genuinos sonidos sesentosos, desde el yeyé autóctono al garage más bronco. Los Negativos, desde Barcelona darían el pistoletazo de partida de esta nueva ola sixtie. Así, la segunda mitad de los 80 vería el nacimiento de bandas tales como los Macana, Beat-In,  los Potros, Sex Museum y, por supuesto LOS IMPOSIBLES.

En esos años de cambio de década y efervescencia tuve el honor de presenciar conciertos memorables de bandas míticas: Afónicos, Del-Tonos, Vancouvers, Pleasure Fuckers….en locales míticos como el Agapo o el Templo del Gato, y en nuevos espacios que se iban abriendo, como la sala Siroco. Y fue en una de esas que “descubrí” a Los Imposibles. No recuerdo bien (ya sabéis lo que se decía de aquella época: “si lo recuerdas, es que no estuviste”) si fue en el Templo del gato (donde sí estoy seguro de haber visto al inefable Lagarto tocado con una chistera entre el público de un conciertazo de los Potros) o si ya fue en los indescriptibles concursos de la sala Komitee, donde tocaron bandas como Vancouvers y otras con nombres tan singulares como Stalin Stones.

Sí, creo que fue en 1989 ó quizá ya en 1990 cuando vi a los Imposibles en la sala Komité. Aquella primera formación, con Gopher cantando eso de “pon un muerto en tu motor” (perrrrdón, quise decir “el Señor iluminó mi corazón”) me dejó muy gratamente sorprendido. Así que les incluí en mi listado particular de bandas prometedoras. Los años 90 estaban a la vuelta de la esquina, y sin dudar que iban a ser un decenio “imposible”.
AÑOS 90: NUNCA UN MILENIO SE DESPIDIÓ CON TANTA MARCHA
Y llegamos a los 90. El que esto escribe, ya desde 1988 ó 1989 había empezado a vivir un sueño de adolescencia: acercarse, muy tímidamente al principio, al proceloso submundo de la escena mod y sesentera.

El punto de inflexión fue 1990: la “mili”, la búsqueda de Fred Perrys en años de sequía, el intercambio de musicasettes de grupos como Jam, Buzzcocks, Easybeats, Remains o Sonics  ; la vecina valenciana y mod del primero izquierda…y mi primera “pandilla” mod, los míticos Jamshoes Scooter Club, que ni teníamos Jamshoes (1) ni scooters. Mi primera parka, una novia rocker (¡!) y conciertos de bandas míticas: Cool Jerks, Estragos, Los Flechazos…nuevas amistades, conocidos y bares: el Anvick, el Templo del Gato, el Nueva Visión (con el incombustible Johnny), el Agapo (en la memoria Kike Túrmix), el Malandro, la Vaca Austera, y el “trío de Chueca” (D´Jam, Klash y Ramonas, en el que pinchaban personajes de la talla de Suso, Chema, “el Cubo” o el “Maestro” Lanot)

Y en mitad de esa efervescencia de bares, grupos, locales de ensayo, salas de conciertos, varias bandas despuntarían en sus respectivos estilos. Ya he citado a varias, así que no voy a repetirme. Me voy a centrar en LOS IMPOSIBLES desde mis atropellados recuerdos, mi punto de vista subjetivo de aquellos días. Todos sabemos que la memoria es selectiva y caprichosa, pero bueno, no pretendo aquí glosar la biografía oficial de estos monstruos (cosa que no descarto en el futuro).

CONTINUARÁ….Años 90, la década “Imposible”

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Datos personales

Mi foto
Madrid, Castilla, Spain