Google+ Followers

lunes, 6 de febrero de 2012

¿quién es el friqui?

"Después de todo, ¿de qué sirve pensar? "(Aquellos maravillosos 70)

Si piensas por ti mismo, no eres normal. Si eres un borrego que sigue ciegamente las consignas del líder de turno, eres “consecuente”.

Si te gusta hacer el lagarto en verano llenándote de arena y haciendo méritos para un cáncer de piel en cualquier playa del litoral, eres un tio normal. Si te has criado en el interior, y te gustan los ríos, las choperas y el mundo rural, eres un rarito. Hay una excepción a esta regla: si te gusta ir a pueblos del interior, ahora se te tolera porque realizas “turismo rural”.

Si eres hooligan de uno de los grandes partidos políticos, eres normal. Si no, eres un miserable que sólo entorpece el devenir del progreso.

Si defiendes tu tierra y la defensa de tu tierra se basa en las mentiras de un visionario del S. XIX y te crees de verdad que tu pueblo se ha mantenido “puro” desde antes de los romanos, eres respetable o repugnante, pero existes. Si defiendes la ideología que asevera que al sur de Despeñaperros el personal es descendiente directo de Tariq y no tiene nada que ver con el resto de la península, eres una persona comprometida con un pueblo explotado.

Eso sí, si ese pueblo explotado es una de las naciones más antiguas de Europa, eres un friqui. Una nación cuyo nombre es tabú, una nación que no existe. Ni existe su idioma, así que esto no lo estás leyendo, debe de ser una ilusión de tu atormentado cerebro.

Si defiendes la cultura y el folclore de otros pueblos del mundo, eres cool y te va lo “étnico”. Si defiendes la cultura y el folclore de tu pueblo, eres un palurdo.

Si te vas a limpiar playas de Galicia o apadrinas a Raju, eres solidario. Eso sí, te la pela a que a 100 Km. de tu casa haya ardido una reserva natural, que comarcas enteras se despueblen, que se expolien los recursos naturales de tu tierra.

Si consideras interesante visitar todos los museos de Londres e iglesias de Siena eres alguien con inquietudes culturales. Si te duele e indigna el abandono y destrucción de uno de los patrimonios artísticos más importantes de Europa, eres un rarito.

Y podríamos seguir. 

14 comentarios:

  1. Creo que es completamente imposible haberlo explicado mejor y de una manera tan didáctica y visual

    ResponderEliminar
  2. pues yo no voy a dejar que nos igan ignorando y despreciando. y tú tampoco ¿se une alguien más?

    ResponderEliminar
  3. Creo que tan palurda sería una cosa como la otra, por defecto una, y por exceso la otra. Me explico: Despreciar la playa por el interior, es exactamente igual que que hacer lo contrario. No me gusta ponerme hegeliano, pero en este caso no me queda otra. La síntesis es la única opción sensata.

    En cuanto al idioma se podría hablar largo y tendido, pero este castellano no es el dialecto del latín que otrora se hablara, sino una lengua moderna que, si bien tiene como sustrato principal a aquél, a su formación han contribuido asimismo otras lenguas romance peninsulares, ya que se usaba tanto o más profusamente en la lengua hablada y escrita en otros reinos hispánicos, lo que ha dejado cierta impronta. Por ello, siendo estrictos, esto que hablamos tiene más de español que de castellano, que sería objeto de estudio de la lingüística diacrónica. Salvando ese particular, lo apropiado es que se llame como los hablantes convengan, porque, si hacemos caso a Saussure, la lengua no es más que una convención, y el signo lingüístico es arbitrario.

    Respecto al folclore, me gustaría en primer lugar recordar su etimología, que en ocasiones pasamos por alto, (folk: pueblo, lore: sabiduría). Si ha dejado de ser cultura popular para devenir en un espectáculo por y para iniciados, por definición deja de ser folclore. Folclore es lo que hacen los dulzaineros en las gradas de los campos de fútbol, pero los danzantes disfrazados con trajes regionales hacen recreación histórica. Precisamente esa senda es la que han seguido otras regiones para reivindicar lo suyo y, en lugar de rescatar sus tradiciones y popularizarlas —en el sentido de hacerlas del pueblo, no de darlas a conocer—, lo que han conseguido es producir grotescos espectáculos de feria, que ni son populares, ni, en muchas ocasiones, son fieles a la tradición histórica. De todas maneras, opino que gustar de tradiciones ajenas no tiene por qué ir en detrimento del disfrute de las propias y, en cualquier caso, establecer ganadores y perdedores en cuestión de gusto, es autolimitarse intelectualmente. Ítem al contrario.

    Al que se la pele que arda una reserva natural a 100 km de su casa, no sólo es idiota, además es un malnacido. Y si es a 10000 km, también. Pero eso no quita que un viaje so cualquier pretexto a Galicia donde —no me crucifiquéis, por favor— los paisajes son más bonitos, y el clima bastante más benigno, nunca es mala idea. Sobre eso de los recursos naturales, ahí coincido contigo... a medias. Con el modelo de autonómico que tenemos, admito que no te falta razón, pues el Gobierno se limita a ser juez de paz y dirimir un pleito de acequias de dos partes, lo que se dice desvestir a un santo para vestir a otro. Si hubiera un plan integral de España —más o menos la conclusión a la que llegaron Italia y Alemania allá por el XIX, y Francia incluso antes—, y se desarrollaran políticas en pro del interés general, y no fuera resolver disputas entre particulares, ya sería otro cantar.

    Con respecto a la despoblación, es normal si rige la ley de la oferta y la demanda. Los trabajadores van donde haya trabajo. La alternativa es un sistema estatalizado y planificado, millones de ucranianos dieron cuenta de sus consecuencias. No se puede poner puertas al campo, ni detener el progreso. La única opción plausible es plantear un modelo alternativo. Lo ejemplificaré con dos casos distintos de desarrollo no basado en la oposición al cambio: dos antiguos eriales como Las Vegas y Sillicon Valley, hoy modelo de desarrollo sin tener que recurrir al proteccionismo y al inmovilismo. Si el mulo se ha muerto, lo que hay que hacer es reemplazarlo, pero no arrastrar su cadáver a todos los lados como si aquí no hubiera pasado nada.

    En cuanto a eso de Londres y Siena, por mucho que aprecies el arte del terruño, si te gusta el Arte, así, en mayúscula y sin apellidos, no te queda otra que salir. Tenemos muy buenas cosas, pero ahí fuera hay más y, no en pocas ocasiones, mejores. Decir lo contrario no sólo sería chauvinista, sino que además sería mentira, y me consta que lo sabes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uff, Fernando, has planteado un análisis exhaustivo (al fin) sobre uno de mis frecuentes exabruptos irreflexivos (sí, he de darte la razón en lo de "argumentación maniquea", cuando utilizo este blog como terapia y desahogo suelo pasarme de frenada y no ser tan ecuánime como debería. Por no hablar de las ganas de provocar, no por provocar, sino por remover conciencias .

      Vayamos por partes (y esto me va a llevar para varios comentarios, el segundo tuyo lo trataré más adelante; ahora no dispongo de mucho tiempo, pues en breve he de salir)

      1º "Creo que tan palurda sería una cosa como la otra, por defecto una, y por exceso la otra. Me explico: Despreciar la playa por el interior, es exactamente igual que que hacer lo contrario. No me gusta ponerme hegeliano, pero en este caso no me queda otra. La síntesis es la única opción sensata."

      Hombre, pues aquí yo no soy nada hegeliano. Suelo defender síntesis y hasta términos medios (el famoso "ni blanco ni negro, sino matices de gris", pero me gusta por igual el atún y el queso, pero no me gusta por igual el jamón y el centollo. Es cuestión de educación y de gustos, qué se le va a hacer, conocí la playa con 15 años y no acabo de verle la gracia, ni a la arena, ni al agua salada. Como decía mi viejo conocido Alejandro, "ya es algo tarde para hacerme cambiar". Sinceramente, a mi la playa al final ha acabado gustándome, aunque no me guste reconocerlo públicamente. Otra cosa es que me parezca que está sobrevalorada.
      Veamos, yo no soy para nada partidario de las discriminaciones positivas" (para mi ninguna lo es), pero esta vez (otra de mis múltiples contradicciones), me parece que una voz que se alce contra la corriente general de culto a la playa no es equiparable a los millones de voces que nos llevan llamando palurdos a los que amamos y disfrutamos la "España interior". Que sí, que el contenido es el mismo, pero las circusntancias no. Ya volveremos sobre el tema

      2º)iba a seguir un orden, pero me lo voy a saltar, al fin y al cabo el orden de los factores...tema Galicia y otros pueblos peninsulares. Cuando establezco las comparaciones (y quejas) sobre el distinto trato que se le da a una desgracia en Galicia o en Castilla, efectivamente, lo hago de manera intencionada y maniquea pero, líbreme Dios, nunca desde el desprecio, en este caso a una tierra, la gallega, a la que quiero profundamente (como me pasa con Amsterdam o la Toscana, vamos que ya sabes o deberías saber que me puedo llegar a poner la "camiseta" nacionalista, pero NUNCA la nacionalista excluyente o supremacista, nosotros no somos como ellos . Lo de los paisajes es discutible, no caigamos en los tópicos del 98 sobre la aridez mesetaria; precisamente en la provincia de Guadalajara, o en la de Soria, hay paisajes de una belleza natural extraordinaria. En lo del clima sí he de darte la razón, en verano, porque eso de que te llueva casi todos los meses tampoco es mi ideal climatológico.
      Y, desgraciadamente, no quiero dar nombres concretos, pero me he hartado de ver y escuchar a muchos paisanos a los que sinceramente se la pela lo que pase en Guadalajara o Cuenca, y que ven como drama nacional lo que suceda en una remota playa vasca o gallega. A mi también me duele lo que suceda en Bermeo, en Xátiva, e incluso en Singapur, pero, qué quieres que te diga, me duele mucho más lo que sucede en la tierra en la que me he criado y en la que he crecido. A cualquier humano le duele más la muerte de un hermano que la de un conocido (sí, hay excepciones). Y francamente, me parece, y no quiero generalizar, que en mi ciudad hay mucho malnacido (o es que me han tocado a mi todos, que también es mala suerte). (sigue)

      Eliminar
    2. 3) Arte en mayúsculas (no me toqueis el Kunst). "En cuanto a eso de Londres y Siena, por mucho que aprecies el arte del terruño, si te gusta el Arte, así, en mayúscula y sin apellidos, no te queda otra que salir." vamos a ver, creo que no he dicho lo contrario. Estaría bueno que un licenciado en Historia del Arte que ha viajado bastantes veces por Italia y Francia dijese que no hay que viajar (lo de la Pérfida Albión lo dejamos para otro día, y en privado, porque aquí me pueden los prejuicios político-históricos sobre la objetividad debida). Yo no soy de esos que dicen que hasta que no han conocido toda España no viajarán fuera (entonces no saldrías nunca, ni de tu propia provincia). Simplemente critico el Cosmopaletismo de los que no aprecian lo propio, pero admiran per se todo lo de fuera. Ni una cosa ni la otra. Ni el chauvinismo (el que sea) ni el ciudadano del mundo que valora y conoce todo MENOS lo suyo. Mira, en esto, sí que estaría bien buscar la Síntesis enter la Tesis local y la Antítesis foránea.

      Esta noche sigo, que ahora "me debo marchar". Eso sí, te adelante que en lo del folclore lamentablemente tienes bastante razón, y soy consciente. Aunque también es muy discutible que lo que ahora conocemos por "música popular" española sea ni popular ni española. Lo dicho, Fernando, esta noche vuelvo sobre tus críticas, es un placer poder debatir con Usted sobre estos y otros asuntos.

      Eliminar
    3. Por el tema del idioma hay tantas opiniones como lingüistas, y este asunto también daría para mucho. Lo gracioso del caso es que esta polémica no se daba en tiempos de Franco, que de separatista antiespañol tenía poco, y en cuyas escuelas nos enseñaban en el que el idioma podía denominarse de ambas maneras. Yo, personalmente, prefiero llamarlo castellano por diversas razones, entre otras porque tan españoles son los idiomas hablados en Cataluña, Vasconia o Galicia como el castellano o los dialectos asturleonés, aragonés,etc. Y si de aportes hablamos, español tampoco sería correcto, debería llamarse hispanoamericano.

      Folclore. nuevamente pones en mi boca (o en mi teclado) palabras que yo no he dicho, ni escrito. A mi me gusta tanto o más que nuestro folclore el folk irlandés y sus derivados, del norte peninsular ni te cuento: hasta he llegado a cantar en gallego, poniendo música a poemas de Celso Emilio ferreiro. Y en el folclore español recopilado por estudiosos como Joaquín Díaz no establezco jerarquías: igual me gusta el "Carretera abaixo va", que me emocionan "los contrabandistas de Ronda", o el "duérmete, fill del alma". Otra cosa buena de haber estudiado la EGB en el tardofranquismo es que nos inculcaron el amor a casi todas las culturas peninsulares como propias (salvo la portuguesa). Y todo esto me recuerda al cancionero de García Matos que aún guarda mi hermano como oro en paño (por cierto, García Matos fue vecino mío durante mi infancia).
      Pero ya estoy divagando (o no).Sí, el folclore es cultura viva, y admitamos que lo demás es "recreacionismo histórico". Bien, ¿y cuál es la "cultura popular" de nuestro pueblo, valga la redundancia? Porque yo me niego a resignarme ante el hecho incontestable de que la música del pueblo español actual es Andy y Lucas, el Bicho o Shakira. ¿o acaso piensas que las Coplas, expresión del pueblo español durante el S.XX, no fueron hábilmente manipuladas y "sugeridas" al pueblo español por las cabezas pensantes de los regímenes que sufrió nuestro país en la pasada centuria?
      Además, estamos en nuestro derecho a reconstruir el pasado, al igual que Alemania reconstruyó sus pueblos medievales tras la 2ª Guerra Mundial.

      Eliminar
    4. "Con respecto a la despoblación, es normal si rige la ley de la oferta y la demanda. Los trabajadores van donde haya trabajo. La alternativa es un sistema estatalizado y planificado, millones de ucranianos dieron cuenta de sus consecuencias".

      Precisamente es lo que se ha hecho con las Castillas,con Extremadura y buena parte de Aragón, y si no, que se lo digan a la provincia de Soria, cuya población cabría en el Bernabeu. Aquí no fue Stalin, aquí han sido las burguesías periféricas apoyadas por absolutamente TODOS nuestros gobernantes desde Carlos I. No hará falta que te recuerde dónde instaló Franco la SEAT, por poner un ejemplo. O el desmesurado crecimiento de Madrid, el "agujero" del dónut castellano. No, aquí no ha habido deportaciones masivas oficiales. Tampoco los británicos masacraron a los irlandeses, sólo les obligaron a emigrar por falta de oportunidades. Efectivamente, "los trabajadores van donde haya trabajo". Y ¿quién es el responsable de que no haya trabajo en el interior peninsular? Aquí,desde los Reyes Católicos a Franco se ha primado a las regiones periféricas, instalando en ellas la industria. Me citas a Francia. Bien; si viajas por Francia, NL, B, Alemania o cualquier país civilizado de Europa, no hallas un desierto demográfico como el que hay en el triángulo Teruel-Guadalajara-Soria. O bajar de Santander a Madrid atravesando la meseta norte, y encontrar despoblados por doquier, eso no es normal en un país europeo normal. En el S.XIV Castilla era la nación peninsular más poblada y próspera. Y si ahora no es así es porque a la inmensa mayoría de los castellanos no les duele ni la despoblación, ni el trasvase, ni el envejecimiento. So simple. Pues nada, parafraseando a Siniestro Total, "pueblos del mundo, extinguíos". En concreto, dejemos que nuestro pueblo se extinga y se inmole en aras de la grandeza de la España multicultural y chupiprogre. Ole, Ole y Ole

      Eliminar
  4. En resumen, creo que has formulado adrede una argumentación maniquea para sustentar tus tesis, cuando no estamos hablando de cosas mutuamente excluyentes. Es más, en casos como el arte, lo propio y ajeno son motivos complementarios cuyo disfrute se ve enriquecido por los conocimientos previos, y los contrastes entre uno y otro. Imagino que ese planteamiento falaz lo has escrito pensando en el objeto de tu crítica, que muy probablemente no entienda de sutilezas, y la única manera de alcanzarlo sea mediante estas triquiñuelas. Pero te engañas si crees eso, porque precisamente ése no te va a leer. Y sin el «te», probablemente también sería cierto.

    Lo que creo es que las regiones o las lenguas, no tienen derechos, ni son acreedoras de deudas históricas, ni nada de nada. Esas prerrogativas deberían ser exclusivamente para las personas. Soy castellano, me encanta mi lengua, mi tierra, y mi cultura, pero en ningún caso justificaría su desarrollo a costa del de las personas que habitan esa tierra, que es lo que pasaría si asumimos premisas y mecanismos obsoletos. Y de la misma manera, no podría argumentar su defensa por comparación con otras, especialmente porque al menos avisado podría sugerirle que por sí mismas no tienen entidad. Y por supuesto, de ningún modo acepto un circo pseudohistoricista como folclore. ¿Un futuro para Castilla? Desde luego. Pero no ciñéndonos a paradigmas que en Francia, por ejemplo, se superaron en 1793.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No obstante, creo que no estamos hablando de la misma publicación del blog, porque entre lo que criticas y lo que he escrito hay una diferencia sustancial. Vamos, como decía el otro, "soy responsable de lo que escribo, pero no de lo que tú entiendes" o interpretas, o llámalo X. He escrito lo que he escrito, y con la intención que lo he escrito. Lo de los "paradigmas superados por Francia" no lo comparto, a mi los jacobinos lo mejor que han aportado a la Humanidad es...

      Eliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. "Es más, en casos como el arte, lo propio y ajeno son motivos complementarios cuyo disfrute se ve enriquecido por los conocimientos previos, y los contrastes entre uno y otro" completamente de acuerdo. No he querido decir lo contrario. A nivel personal, mi bagaje cultural, como el de la mayoría, comprende música inglesa, cine americano, literatura de diversos países...sigo sin ver dónde está lo excluyente. Lo único que pretendía con este, mi enésimo desahogo sobre el mismo tema, es precisamente defender mi derecho a ser diferente, y a reivindicar la cultura de mis antepasados. Y sí, los que tenemos derechos somos los ciudadanos, no los pueblos o los idiomas. Y entre esos derechos del individuo están el derecho a disentir. Y, en mi caso, cuanto más se empeñe esta sociedad en convertirme en un "ciudadano del mundo" sin identidad ni raíces, más me empeñaré en calarme la boina. Qué se le va a hacer, si fuese catalán y la sociedad se empeñase en catalanizarme, seguramente me convertiría en un súper-españolista, de UpyD o apátrida.

    "He dejado de hacer preguntas a las estrellas y libros; he empezado a escuchar las enseñanzas que me susurra la sangre" (Hermann Hesse)

    ResponderEliminar
  7. A lo mejor me he pasado de frenada yo también haciendo de abogado del diablo, y seguramente me he lanzado y he aprovechado para airear mis propios fantasmas. Entiendo que es un ejercicio retórico de ironía, y que tiene mil licencias, pero creo que no está de más debatir sobre algunos de los puntos. Contamos con la ventaja de que aún o se ha sacralizado nada, así que he aprovechado para soltarlos con tu post como excusa.

    Con lo de Francia, más que a los jacobinos per se, me refería al hecho de sofocar las intentonas secesionistas en el sur provocadas por la caída de los girondinos. Más de dos siglos después, aquí aún andamos con que en Gerona andan promoviendo la insumisión fiscal. Ese tipo de jaimitadas que aquí parecen normales, es lo que digo que superaron, y albergo esperanza de que nosotros también lleguemos a hacerlo un día.

    Respecto a lo del folclore, claro que Shakira y similares no, ni en pintura, pero habría que profundizar sobre ese asunto. No soy folclorista, ni etnólogo, ni conozco apenas el tema, salvo lo que he visto en persona, por lo que me baso en nociones intuitivas sobre la materia. Te pongo el ejemplo de los dulzaineros acompañando los partidos del CD Sigüenza, o de las rondas navideñas de la misma ciudad. Sí es folclore, en tanto y en cuanto que es popular y pertenece a la tradición, y se ha recuperado desde abajo, del mismo modo que las aguas de un río desviado artificialmente terminan tarde o temprano volviendo a su cauce. Otros temas pueden tener interés histórico, pero desde luego que son ajenos a lo popular. No es algo malo ni despreciable, pero pertenece a un ámbito diferente. Dejar de promocionar lo que nos es ajeno como el lolailo, y que lo promuevan los andaluces con su dinero si les da la gana, sí; dar todas las facilidades a quienes lo mantengan y promuevan el folclore, también; llamar al doctor Frankenstein para que nos recree un muerto viviente a partir de cadáveres descompuestos, desde luego que no. De lo contrario puedes tener algo tan delirante como el Olentzero vasco, recuperado por pura conveniencia a los intereses nacionalistas reconvertido —supongo que aprovechando la experiencia de la reconversión industrial Vizcaya— de carbonero malvado que sacaba los ojos a los niños traviesos a una suerte de simpático Papá Noel vascongado, lo que prácticamente ha acabado con la tradición original, sustituyéndola por un invento de hace 20 años. Lo siento, pero prefiero tener algo en un museo, que completamente desaparecido y sustituido por un sucedáneo. Y nosotros aún estamos a tiempo de elegir, y además contamos con la experiencia de haber visto varios modelos.

    Lo que quiero decir es que para construir Castilla, del mismo modo que habría que aprender de errores ajenos, habría que desechar ciertos resabios que, nos guste o no, décadas de Autonomías Históricas nos han inculcado, y que terminan aflorando en lo que escribes tú, en lo que escribo yo, y en lo que escribe cualquiera que no haya estado en Marte el último cuarto de siglo.

    PD En el Goethe Institut de Madrid tienen ahora una exposición sobre Hermann Hesse.

    ResponderEliminar
  8. "Lo que quiero decir es que para construir Castilla, del mismo modo que habría que aprender de errores ajenos, habría que desechar ciertos resabios que, nos guste o no, décadas de Autonomías Históricas nos han inculcado, y que terminan aflorando en lo que escribes tú, en lo que escribo yo, y en lo que escribe cualquiera que no haya estado en Marte el último cuarto de siglo."

    Más razón que un santo.

    ..." De lo contrario puedes tener algo tan delirante como el Olentzero vasco, recuperado por pura conveniencia a los intereses nacionalistas reconvertido..." Lo de el País vasco precisamente es paradigmático de cómo se puede reinventar una tradición que nunca fue, por no hablar del Euskera batua. El "bucle melancólico" de Jon Juaristi incide bastante en las invenciones de Arana y sus seguidores. Esto me recuerda un verano en Oviedo, en que precisamente un conocido mío se quejaba amargamente de cómo se estaba imponiendo un bable artificioso sobre los bables locales, hablados en sus respectivas zonas. Ahora que no nos escucha nadie, soy muy consciente de que intentar imponer el estudio de la dulzaina en Ciudad Real o en Vallecas es una forma de recreacionismo artificial (sobre todo en CR, donde nunca ha habido dulzaineros, que yo sepa). En fin, ya volveremos sobre el tema.
    Precisamente otros colegas de la ASC-Castilla y yo andamos dándole vueltas a una reivindicación de Castilla y su papel en España y en el mundo superando determinados dogmas de Fé (visión decimonónica de los Comuneros, Pacto federal castellano...) que hacen que para el público general sigamos siendo "nacionalistas de boina". Y que conste que sin la Generación del 98 y sin Sánchez Albornoz yo no sería quien soy. Pero tampoco me habría acercado nunca al R&B o a Manfred Mann si mi hermano mayor no hubiese escuchado a los Beatles pero, uno puede quedarse sólo en Beatles y Stones. Es tarde. Ya seguiremos en otro momento; lo ideal sería cerveza en mano, pero últimamente lo tengo muy difícil, tú ya sabes.
    Gracias por la nfo sobre lo del Inst. Goethe, and don´t worry, tú no te pasas de frenada, igual que yo no soy un radical nacionalista, aunque a veces lo parezca. Que no es tan fiero el león como lo pintan...

    ResponderEliminar

Datos personales

Mi foto
Madrid, Castilla, Spain